Contrató a sicarios para asesinar a su esposa… lo asesinaron a él

Medios internacionales dieron a conocer la historia de un hombre que fue ejecutado por los mismos sicarios a quienes contrató para matar a su esposa en Chile. 

Esta mañana trascendió el caso de un hombre identificado como Crescencio Gómez Mamani, quien en ciudad Alto Hospicio, al norte de Chile, decidió contratar a dos sicarios de 21 y 25 años para asesinar a su esposa, quien le debía cerca de tres millones de pesos, según informaron portales locales, mismos que detallaron que los dos sujetos a quienes había contratado terminaron por asesinarlo a él y no a su esposa.

Gómez los contactó y, tras acordar los primeros detalles, les manifestó que les daría un pago de $600 mil por matar a la madre de su hijo a manera de cobrarse la deuda que tenía.

Tras aceptar el trato, ambos sicarios acordaron que sería el día 10 abril, cuando se concretaría este cobro monetario y el femicidio.

Sin embargo, ambos sicarios de nacionalidad colombiana, quienes fueron identificados como Marvin Estupiñan Hurtado y Brayán Díaz Ardila, tenían otros planes en mente.

Antes de reunirse con el instigador, concertaron que lo asaltarían, le robarían todo lo que tuviera, y lo abandonarían en el sector de La Pampa, en Alto Hospicio. Además, ambos sujetos decidieron que no matarían a la mujer. Con este proyecto en mente, fueron al encuentro”, señalaron medios.

En efecto, ambos acudieron cerca de las 3:00 am al sitio acordado, donde se vieron con Gómez Mamani.

Luego de que el hombre pagó el monto acordado y creyó que la operación estaba en marcha, Brayan Díaz extrajo un objeto cortopunzante y le propinó 16 heridas mortales, mientras que Marvin Estupiñan se aseguraba de que no escapara.

Posteriormente le robaron su celular, billetera y lo abandonaron en la vía pública.

Tras una investigación que duró poco más de 10 días, ambos jóvenes fueron detenidos y puestos sa disposición de la autoridad por el asesinato.

Por su parte, la mujer que presuntamente sería asesinada fue resguardada los primeros días tras la muerte de su esposo.

Deja un comentario