Debía Villarreal 1.5 mdp a los ‘Patrones’

Chihuahua, Chih.- Los presuntos asesinos de Luis René Villarreal Pérez, lo habrían matado por una deuda que tenía de un millón 500 mil pesos y que ya no pudo devolver a los “patrones”, quienes le habían otorgado a la víctima ese dinero para que lo invirtiera y se generaran intereses en supuestos proyectos de la JMAS.

Ante un juez de Control Penal fueron presentados ayer dos presuntos responsables del homicidio del exjefe de Facturación y Cobranza de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento Luis René Villarreal Pérez, identificados como Ramón M. S., y Gerardo H. C., a quienes se les impuso la medida cautelar de prisión preventiva por un año.

En audiencia de formulación de cargos por el delito de homicidio calificado dentro de la causa penal 577/2022, el ministerio público adscrito a la Unidad de Atención a Delitos Contra la Vida reveló que entre las declaraciones que fueron leídas de diversos testigos, uno que se sometió a un criterio de oportunidad mencionó que el día que mataron a Villarreal la víctima recibió siete disparos de una arma calibre .45, pero éste no fallecía, por lo que regresó Ramón con un cuchillo y finalmente le arrojó dos piedras en la cabeza de gran tamaño.

La primera la esquivó con sus manos y la segunda lo privó de la vida.

En la diligencia –que inició a las 11:00 horas, se suspendió con un receso y culminó alrededor de las 13:30 horas– el agente del Ministerio Público destacó que se hizo un cateo a finales del mes de febrero de este año en un domicilio de la colonia Unidad en donde se localizó un maletín metálico con varias armas de fuego.

El domicilio se encuentra en la calle Fray Pedro número 26, por lo que se hizo un informe pericial el pasado 25 de febrero de dichas armas.

Entre lo asegurado se encontró una pistola Ruger calibre .45 con número de serie 66166197, que coincide con los tres elementos balísticos hallados en el kilómetro 206 de la carretera Chihuahua a Delicias, en donde se localizó el 9 de febrero el cadáver de Luis René Villarreal en estado de descomposición.

Como antecedentes, se leyó el testimonio de Ramón M. S., quien presuntamente dijo ser “escolta” y acompañó desde noviembre y diciembre del año pasado a unos hermanos identificados como los Tamez, de nombres Sebastián y Óscar, quienes fueron hasta el domicilio en la calle Independencia en donde vivía la familia de Luis René.

Hasta ahí llegaron los Tamez armados y le reclamaron a gritos a Luis René que les devolviera la cantidad de 1.5 millones de pesos de una empresa o persona de apellido “Ryspoli”, a lo que Luis René le respondió un tanto desesperado: “Estoy buscando soluciones”.

Asimismo, se indicó que éste les daba abonos pero pequeños de 10 mil pesos cuando podía.

Todo esto sucedió semanas antes de que apareciera asesinado el 9 de febrero cerca de un arroyo en la carretera a Delicias, incluso la víctima les quiso entregar los papeles de una camioneta que estaba en otro estado. La agente del Ministerio Publicó leyó que los Tamez habían pagado gente, entre ellas choferes de Uber, para que vigilaran la casa de Villarreal Pérez antes de privarlo de la libertad y asesinarlo, aparentemente para que no escapara.

El ministerio público señaló que los homicidas habrían dado un tiempo a Luis René Villarreal para que les devolviera el dinero, pero como no lo hizo, terminaron finalmente asesinándolo.

“Traigo la adrenalina al mayor, ya lo maté”, habría declarado Ramón M. luego de cometer el crimen. Después de que lo asesinaron, se fueron a comer pizzas.

Ramón M. S., uno de los autores materiales, tiene un taller mecánico. En la diligencia los dos acusados no quisieron rendir declaración y pidieron la duplicidad de término para que se resuelva su situación jurídica.

El juez que celebró la audiencia impuso a ambos la medida cautelar de prisión preventiva, por lo que al concluir el procedimiento fueron trasladados al Cereso número Uno de Aquiles Serdán.

Definirán situación jurídica el 16 de marzo

El juez de Control programó para el próximo miércoles 16 de marzo a las 10:30 horas la celebración de la audiencia de vinculación o no a proceso por el delito de homicidio calificado, sobre los dos detenidos por el crimen de Villarreal Pérez.

El exjefe de Facturación y Cobranza de la JMAS de Chihuahua fue asesinado el pasado 9 de febrero antes de que pudiera declarar ante la Fiscalía Anticorrupción por un desvío millonario de fondos de ahorro de exdiputados del Congreso local.

De acuerdo con los registros oficiales, Villarreal Pérez trabajó en la Junta Municipal de Agua y Saneamiento durante la gestión de Roberto Lara Rocha.

El exfuncionario recibió, a través de la cuenta de su esposa Alejandra Montañez, recursos del Congreso del Estado provenientes de una cuenta en Banorte donde se manejaba el fondo de ahorro de los diputados de la pasada legislatura.

Entonces, los responsables del manejo financiero del Poder Legislativo eran el secretario de Administración del Congreso, Jorge Issa González, el subalterno Manuel Soledad y fue señalado el entonces coordinador de la mayoría panista Fernando Álvarez Monje, aunque éste último siempre negó conocer y haber tenido relación con Villarreal.

Todos ellos y otros funcionarios presuntamente estaban involucrados con Villarreal Pérez en ese desvío, y de acuerdo con el diagnóstico preliminar de la muerte, fue victimado entre el 19 y el 20 de enero, poco más de un mes después de que la Auditoría Superior del Estado (ASE) entregara la revisión forense que detectó el manejo irregular de más de 10 millones de pesos del Congreso, por la cual anunció la correspondiente denuncia penal.

La denuncia de hechos formulada por la ASE fue presentada ante la Fiscalía Anticorrupción el 28 de enero, cuando para entonces, de acuerdo con las primeras investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado, ya estaba muerto Villarreal Pérez.

leave a reply