Fuentes secas, piscinas frías y menos cerveza: Así enfrenta Alemania la falta de gas ruso

Berlín.- Wolfgang Hübschle ingresó al gobierno de la ciudad esperando una vida sencilla, planeando cosas como festivales tradicionales repletos de pantalones de cuero.

En cambio, en estos días tiene la impopular tarea de calcular qué semáforos apagar, cómo bajar las temperaturas en las oficinas y las piscinas, y tal vez, si se trata de eso, desconectar las amadas cervecerías bávaras, pero que consumen mucha energía.

Funcionarios municipales como Hübschle, asesor económico de la ciudad bávara provincial de Augsburgo, se sientan en la primera línea de una lucha geopolítica con Rusia desde que los líderes de la Unión Europea acordaron esta semana tratar de reducir el consumo de gas natural en un 15 por ciento, por temor a que el presidente Vladimir V. Putin podría reducir las exportaciones en represalia por el apoyo de Europa a Ucrania.

En ninguna parte ese miedo es más profundo que en Alemania, el mayor consumidor de gas ruso en Europa. Con más de la mitad de su suministro de gas procedente de Moscú antes de la invasión de Ucrania, el gas ruso barato era un pilar de la poderosa industria de Alemania. Los funcionarios incluso habían planeado duplicar la apuesta con un segundo oleoducto desde Rusia, hasta que la guerra obligó a suspender el proyecto.

Augsburgo se encuentra ahora entre los lugares que encabezan un esfuerzo de conservación que crece estado por estado, ya que algunas ciudades alemanas ofrecen incentivos financieros para reducir el uso de gas, mientras que otras atenúan las farolas. Pero tales esfuerzos ya se extienden mucho más allá de Alemania también.

En toda Europa, los pueblos y ciudades están encontrando diferentes formas de ayudar a los ciudadanos a reducir el consumo de energía. Barcelona está ofreciendo evaluaciones de eficiencia en el hogar, mientras que Varsovia está subsidiando hogares que reemplazan estufas de combustibles fósiles con bombas de calor. En la región de Meurthe-et-Moselle, en el este de Francia, una docena de pueblos han estado apagando sus farolas a medianoche.

leave a reply