Ignoran medidas y se van de día de campo

Chihuahua.- La zona del río Sacramento lució ayer con decenas de familias para disfrutar el domingo en medio de la propagación más importante del coronavirus en el país.

En contraste, algunas calles lucieron vacías al igual que el aeropuerto de la capital. Apenas éste fin de semana, el subsecretario de Salud del Gobierno Federal, Hugo López-Gatell, advirtió que México se encuentra en la etapa de prevenir un incremento mayor del virus, o de generar una propagación exponencial, por lo cual llamó a la comunidad a quedarse en casa.

Pero la petición pasó desapercibida para varias familias que arribaron al Sacramento con cervezas, refrescos, comida, y en algunos casos hasta se colocaron puestos para venta de algunos comestibles.

Mientras que en otros lados, como avenidas del primer cuadro de la ciudad, se observaron vacías, aunque en la zona peatonal de la calle Libertad y Victoria hubo una afluencia moderada.

A ello se añade que los negocios tanto establecidos como ambulantes se encuentran en su mayoría cerrados, y quienes aún decidieron abrir, por necesidad o distintos factores, lo hicieron para encontrarse con la falta de clientes que en domingo llenaban las calles de los principales corredores comerciales del Centro Histórico debido a que se trata del día de descanso y establecido en muchas familias como de paseo.

En este sentido no todos los chihuahuenses se sumaron a la recomendación de la Secretaría de Salud federal y local, sino que también hubo quien se vio de paseo incluso con toda la familia en lugar de optar por este encierro voluntario.

Ante la intención de “achatar la curva”, de casos positivos en el país, lo más recomendable es evitar este tipo de salidas que no sean estrictamente necesarias, sobre todo en días en los que tampoco es obligatorio salir a trabajar.

Deja un comentario