Los veranos podrían llegar a ser ‘demasiado calurosos para los humanos’

Millones de personas en todo el mundo podrían estar expuestas a niveles peligrosos de estrés por calor, una condición peligrosa que puede provocar el colapso de los órganos, según informó la BBC.

Muchos viven en países en desarrollo y realizan trabajos que los exponen a condiciones potencialmente mortales. Estos incluyen estar al aire libre en granjas y sitios de construcción o en interiores en fábricas y hospitales.

El calentamiento global aumentará las posibilidades de condiciones de verano que pueden ser “demasiado calientes para que los humanos” trabajen.

Cuando nos encontramos con el doctor Jimmy Lee, sus gafas estaban empañadas y había un sudor goteando de su cuello. Médico de emergencias, trabaja en el sofocante calor de la zona tropical de Singapur para atender a pacientes con Covid-19.

No hay aire acondicionado, una opción deliberada para evitar que el virus se propague, y se da cuenta de que él y sus colegas se vuelven “más irritables, más intolerantes entre ellos”. Y su equipo de protección personal, esencial para evitar infecciones, empeora las cosas debajo de las múltiples capas de plástico.

“Realmente te golpea la primera vez que entras allí”, dice el doctor Lee, “y es realmente incómodo durante un turno completo de ocho horas, afecta la moral”. Se da cuenta de que un peligro es que el sobrecalentamiento puede ralentizar su capacidad de hacer algo que es vital para el personal médico: tomar decisiones rápidas.

Otra es que pueden ignorar las señales de advertencia de lo que se llama estrés por calor, como desmayos y náuseas, y seguir trabajando hasta que colapsen.

¿Qué es el estrés por calor?

Es cuando el cuerpo no puede enfriarse adecuadamente, por lo que su temperatura central sigue subiendo a niveles peligrosos y los órganos clave pueden dejan de funcionar.

Ocurre cuando la técnica principal para deshacerse del exceso de calor, la evaporación del sudor en la piel, no puede tener lugar porque el aire es demasiado húmedo.

Según la doctora Rebecca Lucas, quien investiga la fisiología en la Universidad de Birmingham, los síntomas pueden aumentar desde desmayos y desorientación hasta calambres y fallas en los intestinos y los riñones.

“Puede volverse muy grave a medida que se sobrecalienta, y en todas las áreas del cuerpo”.

Deja un comentario