Narra sobreviviente balacera en Costco; “disparos no paraban”

Esta madrugada la víctima que sobrevivió al ataque en Costco el pasado viernes relató lo sucedido, donde su pareja perdió la vida.

A través de sus redes sociales esta madrugada la víctima que sobrevivió al ataque armado que se presentó el pasado viernes en Costco dio a conocer la narración de los hechos y lo que le tocó vivir luego de que un sujeto armado, que llegó a pie, les disparó a ella y a su pareja, quien fue identificado como Mario López Ledezma.

Esta fue la narración que compartió en un video en vivo:

De acuerdo con la mujer, a las 2:10 de la tarde del pasado viernes, Mayo le pidió ir a Costco para realizar la compra de insumos para el hogar.

Posteriormente salieron directo de su hogar a la tienda, sin hacer paradas en otros lugares

Y al momento de estacionarse, comenzó el ataque contra ella y Mario.

En el estacionamiento, un sujeto que iba a pie y cuyo rostro no alcanzó a ver, pero que aseguró “era un peatón”, los apuntó con un arma de fuego.

Mayo le gritó “¡Aguas!”.

Según la narración, “Le tiraron primero a él”, y ella alcanzó a protegerse debajo del tablero de la camioneta. Después comenzó todo el tiroteo.

“No paraban. primero le tiraban a él y luego tiraban a mi lado y tiraban y luego paraban”, detalló.

Tras la primera ronda de disparos, el sujeto caminó hacia el lado del conductor y disparó en dos ocasiones, ambas del lado de Mario con dirección al mismo. Tras esos dos disparos, el sujeto desapareció.

Una vez que escuchó que las detonaciones cesaron, señaló que salió “corriendo a Costco, gritando y pidiendo ayuda”, porque en sus propias palabras “sentía que traía el balazo cerca de una costilla o a un costado en la espalda”.

Luego de eso comenzó a gritar y pedir ayuda a las personas en la tienda, señalando que “por favor le ayudaran porque estaba baleada”, y Mario herido.

Detalló que en Costco “le cerraron las puertas en la cara”, y aseguró que entendía la situación debido a que debían resguardar a los clientes al interior.

Tras el primer intento de pedir ayuda regresó a la camioneta, abrió la puerta del lado del conductor y tomó el pulso de Mario: “Todavía tenía pulso. Le dije que siempre lo iba a amar y me regrese a pedir ayuda”.

La mujer señaló además que los latidos estaban muy distantes uno del otro pero “todavía estaba vivo”.

Tras correr por segunda ocasión a pedir ayuda señaló que pensó que “la iban a librar”.

Y agradeció que una mujer en el estacionamiento le ayudó, le protegió y la orientó “en lo que llegaba la Policía”.

Cuando llegó la Policía les pidió que “checaran si Mayo seguía con vida” y aseguró que la respuesta fue que “no estaban capacitados”.

Tras lo sucedido la subieron a una ambulancia debido a sus heridas, para realizarle la evaluación médica correspondiente y trasladarla a un hospital.

Lo anterior debido a que recibió el roce de una bala, de la cual se “arrancó las esquirlas” mientras esperaba el arribo de la Policía y los paramédicos.

Al subirse a la unidad de urgencias, solicitó información sobre su pareja mientras la revisaban y, en un estado de desesperación les imploró una respuesta.

De acuerdo con la afectada, los paramédicos “se veían entre ellos”, no le decían nada y señaló que, por las miradas que intercambiaban entre ellos “era más que evidente” que Mario había muerto.

Deja un comentario