Echa pestes Javier Corral del PAN en entrevista para Reforma

Ciudad de México— Mochila al hombro, ya como exgobernador, Javier Corral caminó unos 268 kilómetros del Camino de Santiago, en España, al lado de Francisco «Pancho» Barrio, otro exmandatario chihuahuense, en las últimas semanas de 2021.

En ese periplo de peregrinación cristiana -«lo hicimos más por motivos espirituales que religiosos»-, Corral ponderó la invitación que le hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador para sumarse a la 4T y ocupar una cartera de su Gobierno.

El tiempo pasó, llegó una nueva oferta del tabasqueño que le planteó el secretario de Gobernación, pero a la postre Corral la dejó ir. Y ahora disfruta de un año sabático.

«Yo casi creo que le sirvo más al país, incluido al propio presidente, más desde afuera que desde adentro», considera.

En entrevista, Corral explica por qué rechazó la oferta que le hizo AMLO, habla de su distanciamiento sin remedio del PAN y valora positivamente la alternativa política que encarna Movimiento Ciudadano.

¿En el terreno de la política?

Estoy muy distante del PAN, ya no participo en ningún órgano del partido, ya ni acudo a las reuniones; he tomado una gran distancia de la actividad partidista, no se diga de la actual dirigencia, no me siento representado como panista con esta dirigencia y he tomado la decisión de tomar distancia del PAN.

En estricto sentido, el PAN ya se acabó, el PAN como PAN ya no existe: es una entelequia, es una ilusión que todavía tenemos o tienen varios panistas; aferrarse a algo que ya no existe como tal ni en su esencia ni en sus referentes básicos éticos.

Yo ya no veo mi participación política, en los próximos años, a través del PAN porque creo que ya no tiene remedio, ya no tiene salvación.

¿Por qué?

Lo enterró Marko Cortés al PAN, cuando oficialmente se unieron con el PRI, cuando se institucionalizó el PRIAN ahí se acabó toda posibilidad de vida propia para el PAN. Pero ahora dependen del uno del otro, para poder sobrevivir, ni siquiera para ganar: están para la sobrevivencia política para mantener una posición de fuerza que les permita negociar, pero no para transformar al País.

Desde el PARIAN nunca se va a recuperar al país; yo veo en eso, nos duele, pero tiene razón López Obrador cuando dice que eso significa una derrota moral. Eso se ha convertido en un antilopezobradorismo per se y, la verdad, eso tiene poca viabilidad. Así sean todos los corruptos del país y hagan un solo frente, por más fuerte que sea ese frente, va a ser muy poco probable, que triunfen.

Este distanciamiento no te llevará, sin embargo, a la renuncia

Ese es uno de los procesos en lo que he estado reflexionando, porque lo que he visto es que, cuando permaneces en la institución, siempre estás avalando lo que ahí se hace; sin embargo, reconozco que hay cientos de compañeros panistas que siguen dando la batalla, que creen que el PAN puede tener remedio, pero yo ya no creo en eso. El PAN está totalmente desdibujado y no sólo por la mediocridad de Marko Cortés; sino por todo este pragmatismo que hoy tiene al PAN como una caricatura.

Sí he pensado en jubilarme del partido, todavía no tengo la decisión tomada pero es algo que sí, varias veces ha pasado por mi cabeza, el de dejar la vida partidista.

Corral reprueba la «dinámica de polarización» que arrastra al País. «El nivel de polarización ha generado mucho odio. El presidente en mucho ha hecho de la polarización el método de la definición política de su Gobierno y la oposición ha caído en esa dinámica pero ha caído de una manera grotesca».

«Aquí es donde creo que México necesita consolidar una opción distinta: veo que muchos compañeros panistas que están tomando el camino de Movimiento Ciudadano, porque de alguna manera MC está tratando de construir esa tercera alternativa, esa opción en medio de esos extremos de polarización.

Con un perfil marcadamente ciudadano

Porque lo que quiere MC, y me parece un gran acierto, es conectar con los intereses ciudadanos, y definir un proyecto de país y de nación.

MC se está convirtiendo, para muchos que estamos decepcionados del PAN, en esa alternativa y obviamente que vemos en Morena un mazacote, una mescolanza de intereses de todo tipo. Sí veo a MC consolidándose como una alternativa seria que intenta ser responsable, definida y que tiene sus propios retos: ser un partido democrático, incluyente y que cuide sus perfiles en los estados. Pero MC no debe permitir ser el instrumento, la plataforma de quienes sólo quieren un membrete para reivindicar luchas pasadas.

Cuando terminaste tu gestión, se rumoró o que te ibas a Morena o a MC.

Se rumoraron varias cosas; pero yo nunca me he visto dentro de Morena porque no sé si ya está igual o peor que el PRIAN.

También se dijo que ibas a presidir la Fiscalía Anticorrupción.

A mí el presidente López Obrador me hizo una invitación para participar en su Gobierno, para sumarme a su proyecto, cuando yo estaba en las postrimerías de mi Gobierno. Incluso, sin poder compartirte a dónde, pero el Presidente, en un primer diálogo que tuvimos, me hizo algunas propuestas, me hizo ver distintas alternativas para mí.

Yo tengo, con el presidente López Obrador, coincidencias muy importantes y diferencias, también muy importantes. Y digo una cuestión muy paradójica, porque mis dos grandes coincidencias, son a la vez, mis dos grandes divergencias.

Yo coincido con que las dos grandes batallas en el país son a la desigualdad y a la corrupción, creo, incluso, que van tomadas de la mano.

Pero yo discrepo, y tengo muchas dudas, del método y la estrategia en la que el presidente pretende lograr ambos combates. Creo que los programas sociales son muy importantes pero no son suficientes, y yo creo en una reforma del sistema económico.

Pero no ve que el Presidente la quiera hacer.

No creo que quiera tocar estos grandes intereses económicos. De hecho, ellos están muy reconocidos por él.

¿Y qué pasó con la invitación que te hizo?

Quedamos de analizarlo, de platicarlo; coincidimos en que se acabó el PAN y el PRI. Yo le dije al presidente que tenía muchas coincidencias con él, que me gustaría mucho poder apoyarlo y, sobre todo, apoyarlo en las causas fundamentales en las que creo y coincido con él.

Y quedamos de seguir platicando y ver las condiciones, los escenarios y de ver realmente para qué yo podría ser útil, dónde yo podría aportar sin renunciar a mis valores y a mis principios. Y así quedó.

Después de su visita a Chihuahua (para despedir su Administración), recibí una nueva invitación (para ocupar una Embajada) a través del secretario de Gobernación, pero ahí me declaré impedido para aceptar por cuestiones de carácter legal.

Dejando el PAN, no necesariamente me veo siendo militante de otro partido, pero sí me gustaría mucho que esta alternativa (MC), que es la se visualiza como la más seria y que tiene une esfuerzo real, prospere en el país.

¿Sigue abierta la posibilidad de que pudieras aceptar alguna oferta del Gobierno?

Creo que no, creo que ya se cerró esa posibilidad. Voy a tratar de mantener en buenos términos mi relación con el presidente de la República; yo no le apuesto al fracaso de López Obrador, porque apostar al fracaso de López Obrador es apostar al fracaso de México.

¿Se cerró la puerta por el asunto de la paradoja?

leave a reply