Jalisco.- Armas, camisas de marca, alcohol y autos de lujo, así era la vida de Alejandro Villa, el cantante de narcocorridos que fue asesinado la noche del martes en Tlaquepaque, Jalisco.

Los narcocorridos, parece, no eran el único vínculo del intérprete jaliscience con el mundo del narcotráfico.

En su cuenta de Instagram compartió hace tiempo una fotografía de su abuelo, el compositor Federico Villa (autor de la emblemática Caminos de Michoacán), junto al narcotraficante Rafael Caro Quintero.

Así lo escribió el joven Alex en una publicación de noviembre de 2014: «Rafael Caro Quintero y mi abuelo Federico Villa».

Quintero fue uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara y en los años 80 se le conoció en México como «el narco de narcos». Estuvo más de 20 años en prisión y actualmente es prófugo de la justicia. El gobierno de EE.UU ofrece 20 millones de dólares por su captura.

Información de InfoBae.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.