Este miércoles la agencia internacional Fitch Ratings disminuyó la calificación crediticia de México en moneda extranjera y local de largo plazo de “BBB+” a “BBB”.

Antes México tenía una calificación de “BBB+” de perspectiva negativa, es decir, que tenía el riesgo de bajar, y así sucedió ahora, por lo que quedó en “BBB” pero con perspectiva estable, pues no espera que baje más en corto plazo.

El reporte de la agencia sobre la calificación es por el mayor riesgo de que el gobierno mexicano tenga problemas financieros por el deterioro del perfil crediticio de Petróleos Mexicanos (Pemex).

A esto le suma Fitch la perspectiva macroeconómica sobre México, después de que el Banco Mundial bajó el pronóstico de crecimiento del PIB del país a sólo 1.7% para este 2019.

La situación la agravó una noticia reciente: que Donald Trump anunció que impondrá aranceles del 5% a los productos mexicanos para obligar al gobierno de López Obrador a detener el flujo de migrantes.

Paralelamente la agencia Moody’s bajó la perspectiva de la calificación crediticia de México, por lo que pasó de ser “A3 estable” a “A3 negativa” por los problemas con las políticas macroeconómicas del Gobierno y la pérdida de confianza de inversionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.