Pese a que advirtió ser parapléjico, afroestadunidense fue sacado a rastras de su auto por policías de Ohio

Un afroestaunidense parapléjico presentó una denuncia ante la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color luego de que varios agentes de la policía de Dayton, Ohio, lo sacaron de su coche jalándolo del cabello pese a que les dijo que no podía salir por sí mismo, informaron medios locales.

“Me arrastraron hasta su vehícu-lo como si fuera un perro, como si fuera basura”, denunció Clifford Owensby, de 39 años, en una conferencia de prensa en la que calificó el incidente de “inhumano”, reportó CNN.

Los agentes pararon a Owensby el pasado 30 de septiembre con la intención de registrar su vehículo en busca de drogas, informó la radio pública estadunidense NPR. Para ello era necesario que el sospechoso saliera del coche y así se lo indicaron, se aprecia en la grabación de la cámara corporal de los agentes, reportó la agencia de noticias Europa Press.

“No puedo salir. Soy parapléjico”, respondió Owensby, a lo que un policía contestó que un agente podía ayudarle, pero el individuo señaló que tenía miedo de que le hicieran daño. Owensby pidió entonces una “camisa blanca”, es decir, la presencia de un supervisor de la policía, pero los agentes le contestaron que lo solicitarían cuando saliera del vehículo.

Ante la negativa de Owensby uno de los uniformados lo amenaza con sacarlo a rastras. “Puedes cooperar y salir del auto, o yo seré el que te saque. ¿Ves las dos opciones que tienes?”, advirtió.

Finalmente varios agentes agarraron a Owensby tirándolo de los brazos y del cabello mientras éste gritaba pidiendo ayuda. Lo inmovilizaron, lo esposaron con las manos a la espalda y lo alejaron del vehículo.

En el coche estaba un niño de tres años en el asiento de atrás. Owensby fue multado por no llevar al pequeño con el cinturón de seguridad reglamentario y por llevar las lunas tintadas. Además, fue citado por obstrucción a agentes de la autoridad y por resistencia al arresto, informó Europa Press.

La policía abrió una investigación a los agentes. Nan Whaley, alcaldesa de Dayton, calificó el incidente de “muy preocupante” en declaraciones a la NPR. “Por eso la ciudad ha publicado de inmediato la grabación de la cámara corporal. Todos los implicados están siendo investigados”, aseguró.

Sin embargo, el presidente de la Orden de la Logia Fraternal de la Policía de Dayton, Jerome Dix, defendió la actuación de los agentes. “Cumplieron la ley, de acuerdo con su formación y con los procedimientos y políticas del departamento. A veces las detenciones de individuos que no colaboran no son bonitas, pero son necesarias para mantener la seguridad pública”, argumentó.

El abogado Ben Crump, especialista en casos de derechos civiles, tuiteó: “El Departamento de Policía de Dayton detuvo a Clifford Owensby y lo sacó con violencia del vehículo después de enterarse de que era parapléjico y no podía usar las piernas. Los policías deben tratar a los ciudadanos con respeto. En cambio, la policía no tuvo en cuenta el bienestar de este hombre. ¡Inaceptable!”

 

Deja un comentario