En Estados Unidos consternó el caso de la joven Jordan Lindsey de 21 años quien murió atacada por tres tiburones cuando su madre, Kami Lindsey, arriesgó su vida para intentar salvarla-

El ataque mortal ocurrió cuando ambas buceaban junta en la isla Rose de Bahamas. La madre estaba a pocos metros de distancia cuando vio cómo los tiburones rodearon a la joven y la atacaron.

El padre de la víctima detalló que «ella [su esposa] dijo que ocurrió muy rápido y nadie gritó nada». La mujer sólo pudo recuperar el cuerpo de su hija y arrastrarlo a la orilla.

Jordan perdió el brazo derecho, terminó con mordeduras en el brazos izquierdo, en ambas piernas y la espalda baja, por lo que perdió mucha sangre y falleció en el hospital de Nassau, capital del país caribeño.

Un turista presente logró fotografiar a dos de los tiburones. Expresó que “algunas personas que estaban en el agua en ese momento describieron la escena como de lo más terrible».

Sería esta la primera muerte relacionada con tiburones en los últimos diez años en las Bahamas.

A Jordan la conocieron muchos como amante de los animales y activista de la protección del medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.